Invasión

Al mirar por la ventana no pudo evitar pensar cuántas de las citas de su agenda no tendrían ya nunca lugar.


Comentarios

  1. El Vizconde de Bragelone escribía su microrelato con la mirada puesta en el infinito a través de aquel vidrio laminado. Se encontró rodeado, incólume y a la vez sitiado.

    Cerró los ojos, habían pasado cuatro semanas, luego cuatro meses y por fin, al abrirlo vió que todos estábamos mirándolo. Entonces, dibujando media sonrisa, dijo

    -¿Que, creíais que todo acababa allí, el otro lado de la ventana?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario H. ¿Quién sabe si acaba, o no, todo allí?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Ideas al viento, brindis al Sol y demás...

Entradas populares de este blog

Segunda acepción

Principio de aumento de la cantidad de movimiento

Y cuando su madre entró en el cuarto...