Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

Okupación

Imagen
A pesar de mis intentos (y aunque tardíos fueron varios), ganó su tenacidad. A cada desalojo forzoso y posterior derribo siguió una rauda y pertinaz reconstrucción. Al final me rendí y me resigne a tener okupas en el balcón de la cocina. Antes eran dos, ahora hay cinco nuevos. Y yo me pregunto, ¿los okupas son ellos o yo? Menos mal que tengo los recibos del alquiler que me convierten en el inquilino oficial. P.D.:¿Quien dijo que el hombre alguna vez inventó algo? Ni pisos-patera ni leches, he aquí el aunténtico nido-patera. ¡Cinco! Y que gordos se ha puesto en una semana los cabrones...

Excusa

Imagen
Una bandera en el balcón... Un par de amigos... ¿No juega hoy el Madrid? ¿O era la selección? Que más da, ¿por qué no cenamos en casa?

A contracorrietne río abajo

Imagen
E incluso remando a contracorriente seré capaz de bajar colina arriba con el muy loable fin de mirar el mundo desde lo más profundo de la cima. Un año más... Un mes más... Una semana más... Un día más... Una hora más... Un minuto más... Un segundo más... Un instante más... Sólo uno, no más... E incluso remando a contracorriente seré capaz de sumergirme entre la multitud totalmente solo con el muy loable fin de pretender ser escuchado por quien no sabe oír. ...un año perdido. ...un mes desperdiciado. ...una semana arruinada. ...un día sin provecho. ...una hora malgastada. ...un minuto despreciado. ...un segundo olvidado. ...un instante desaprovechado. ...otro, y ya son demasiados. E incluso remando a contracorriente seré capaz de alcanzar el día de ayer con el muy loable fin de exprimirle todo el tiempo del mundo a ese instante que dejé escapar.

Almas

Imagen
-Corre, corre, más que el viento. -Ojalá pudiera clavar tus frenos. -¡Dios! ¿No puede ir más rápido? -¡Cómo me gustaría vivir aquí! -Ojalá no hubiera hecho la maleta . -Llegaré tarde. Siete paradas en hora punta. -Allí sería feliz. Sola, lejos de él. -Corre, tren... Nooooo. -Al fin. Maldita puerta, ¿por qué no abrirá antes? -Tendré que despertarle. Cómo apesta a vino. -¡Está ahí! -No llego. ¡Mierda! Seguro, no llego. -¿Y si no le despierto? -¡Qué guapa! ¡Que sonrisa! La quiero. -Me voy. Ya tengo suficiente. -A la vuelta. A la vuelta vamos a correr más que el rayo. “Escoge 99 palabras para contar un viaje...” (II Certamen de relatos breve Renfe Cercacnías Madrid)

... Y nada menos

Imagen
¿Acaso se corrompen las ilusiones cuando se hacen realidad? Lleno de colores, de misterio, de novedad, de intriga... Apenas puedes respirar sino es entrecortado. En el fondo de tus retinas se puede ver un brillo en el que se reflejan todos esos momentos de espera, de ilusión, todos esos futuros juegos y ratos de felicidad. Y en un auténtico acto cuasi-suicida de tus propias ilusiones, pero inevitable; un acto que pone fin a tu propia felicidad, pero que es como la vida misma ; un acto inconsciente del daño que te va a suponer, pero esperanzado; abres tu regalo. Y detrás del envoltorio solamente está aquello que deseabas. Nada más. Pincha aquí. Pero ten cuidado, detrás puede estar sólo aquello que es . No es mágico, no tiene cuerpo de caballo, esbelto, blanco (quizás azul), no parece místico, ni siquiera tiene alas. O quizás sí y es nuestra forma de mirar la equivocada. ¿Se corrompen las ilusiones cuando se hacen realidad, o es la realidad la corrompida cuando la hacemos objeto

Río abajo a contracorriente

Imagen
E incluso remando a contracorriente seré capaz de encontrar fuerzas para remontar río abajo con el muy loable fin de volver a subir. ¿Soy fuerte porque soy yo? Quizás. ¿Soy fuerte porque sé quién soy? Seguramente. ¿Soy fuerte porque sé lo que quiero? Fácilmente. ¿Soy fuerte porque sé lo que necesito? Sin lugar a dudas. E incluso remando a contracorriente seré capaz de llegar a la desembocadura con el muy loable fin de encontrar mi destino mar adentro. Quizás yo soy yo. Seguramente sé quien soy. Fácilmente sé lo que quiero. Sin lugar a dudas sé lo que necesito. E incluso remando a contracorriente seré capaz de caer cascada arriba con el muy loable fin de estrenar viejos poemas recién escritos una vez más.

Dame una corona más.

Imagen
En respuesta a handle with care este grito callado de un alma perdida y encerrada, fruto, una vez más, de una inspiración 'vampirica' de sentimientos e inspiraciones. Atrapado, encerrado, frustrado, engañado... Viéndome esclavo una vez más de mi propia celda. Sí que sé, sé que corro tras sus pasos intentado atrapar pequeñas porciones de aire que contengan su aroma, que alivien mi alma, aunque luego me devuelvan a mi cruda realidad. Y yo mataría por reunir el valor suficiente para salir del otro lado del espejo y asfixiar al egocéntrico prejuicioso que se anuda la corbata cada mañana sin atreverse a mirarme a los ojos; que se da la vuelta y coge la chaqueta del armario desoyendo las voces y golpes que doy, con toda mi furia, contra el cristal; que me ‘ningunea’ porque ‘ningunearme’ es la razón de su existencia Cuerpos vacíos de perfectas proporciones, exuberantes pechos, mínimas caderas, eternas piernas, voluptuosas bocas y sonrisas seductoras apenas han co

Todos somos Brian

Imagen
Y yo que creía que tenía en la boca una expresión así como de S tumbada, igual que en los comics, me miré al espejo y resulta que estaba sonriendo. Definitivamente me voy a comprar un espejo de bolsillo. Hasta entonces, me conformaré con ir silbando. Si no intento ser como quiero ser no quiero ser, así que más me vale ser consecuente conmigo mismo.

Para que no tengas que hacer señales de humo

Imagen
(...)me dijo: tengo frío, acércame calor y fui con tanto brío que encendí su corazón(...)

"Despierten en sus pupilos el dolor de la consciencia"

Imagen
¿Y qué quieres que le haga si viene siendo como es? - ¿Sabes Alberto? A mi no me gustan mucho las canciones en Inglés porque para mi las canciones son tanto la letra como la música y necesito entender lo que me dicen. ¿Puede ser que hayan pasado veinte años de aquella? Parece mentira pero sí. Y más probablemente, yo creo que no tenía ni diez. Gracias T porque aprendí de aquello, de aquello y de otras muchas cosas y de otra mucha gente... pero eso es vino de otra cuba (y texto de otro post). Condenado. Condenado quedé como cada vez que aprendes a disfrutar de algo. -Espera, espera, rebobina -¡Otra vez no! - Es que no entiendo lo que dice. -¿Y qué más da? ¡Madre mía! Afortunadas y afortunados ellas y ellos que no estaban presos de las letras. Y luego a imaginar por qué dirá esto o aquello, y eso no era nada fácil, porque de aquella no había Internet, ni nada parecido. Bueno sí, el MSX que tenía en casa para jugar a yo qué sé que... Pero ese no entendía de canciones, ni mucho menos d