Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2009

Mo Cusha

Imagen
Hacía tiempo que no la veía a pesar de que es una de mis favoritas. Me resulta muy pesado seguir las películas en la tele de noche; así que cuando ponen un que me apetece mucho ver, y la tengo grabada o en DVD, me la pongo y la puedo ver del tirón, sin anuncios, y a gusto. No recuerdo con exactitud cuando fui a verla al cine. Fue hace tiempo, por lo menos tres años. Sin embargo, sí recuerdo haber salido del cine impresionado por el conjunto de lo que considero una de las mejores películas que nunca he visto. Me gusta lo bien manejada que está la cámara; lo fantásticamente bien tratado que está el ritmo; el guión que es una delicia, crudo, duro, realista a pesar de que se cumple un sueño y sobre todo horrorosamente humano. Adoro la música, sencilla pero precisa, fabulosa. Pero si hay algo que me tiene fascinado es la interpretación de los tres protagonistas; no voy a caer en el tópico de decir que es de Oscar (a pesar de que se los concedieron) porque es más que eso, es una interpre

Ágape.

Imagen
Hurtando tiempo al tiempo(como alguien recientemente escribió), de puntillas, a escondidas, asomo mi nariz detrás de la esquina, para espiar el transcurrir de tus sentimientos que dejan escapar tu lánguida mirada y tu furtiva sonrisa, apenas insinuada. Y pienso. Si por un momento fuera capaz de cazarlos al vuelo; de evitar que volviesen a entrar junto al aire, por tu nariz, al respirar. Si tuviera el poder de arrebatárselos al tiempo, de detener ese ciclo insano, vicioso, que no te permite estar en paz. Si pudiera ayudarte a entender, entenderte para ayudar, quizás. Puedo. Claro que puedo. Me acerco por tu espalda, sin prisa, tengo tiempo. Apoyo suavemente mis manos en tus insensibles hombros. Apenas las sientes, no reaccionas. Espero que una vez más se abra la compuerta de tu lánguida mirada y de tu sonrisa nada ingenua. Y escapan, salen de nuevo. Pero esta vez me adelanto, e inspiro fuerte y expiro y vuelvo a inspirar de nuevo. Se resisten, ya lo creo que se resisten, pero soy ten

Grande...y 100

Imagen
Y digo yo... ¿Qué tendrá? En estos días estoy saldando una de mis deudas literarias, El Ocho. En el capítulo de ayer un desconocido Johann Sebastian Bach diserta sobre la fuerza de la música y su relación con las matemáticas, su poder para influir en la gente. Yo siempre he tenido claro lo mucho que puede influir la música en mí, desde bien pequeño, y no son pocas las ocasiones en las que aquí lo he contado. Sin embargo una vez me he quedado sorprendido. No puede haber en este mundo personaje con peor memoria que yo. No hay día que no me olvide algo en algún sitio, me cuesta arduo trabajo recordar fechas, incluso caras y situaciones. Mi falta de memoria es casi enfermiza. Sin embargo me acordé. Hoy, al terminar la clase de step en el gimnasio (sí voy a clase de step pero eso es vino de otro post), en los cinco últimos minutos de calentamiento nos han puesto, como siempre, un canción más lenta ,"Mil calles llevan hacia ti" de la Guardia, y justo cuando ha terminado sesión,