Je suis Charlie

No hay religión que justifique doce camas vacías esta noche, ciento cincuenta juguetes sin niños hace unas semanas, doscientas veinte niñas sin infancia hace unos meses.

No existe justificación tras la sonrisa del que empuña el cuchillo junto a su víctima a decapitar.

No es religión, no es creencia, no es la lucha de ningún pueblo, no es la defensa de ningún derecho, no es venganza ante nada... Es pura vanagloria personal de los asesinos, los violentos, y nada más.

Aujourd'hui, je suis Français, je suis aussi Charlie.

Que el miedo no nos callé.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Segunda acepción

Principio de aumento de la cantidad de movimiento

Y cuando su madre entró en el cuarto...