No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Invasión

Al mirar por la ventana no pudo evitar pensar cuántas de las citas de su agenda no tendrían ya nunca lugar.


domingo, 4 de septiembre de 2011

La mesa más redonda del café de Nicanor

La última mesa del último bar en el que aún se puede fumar, incluso inundar todo de humo.
El último rincón del planeta en el que nadie juzga al que se rellena el vaso.
El último reducto de gente en el que se agradece, con una sonrisa, una mirada extraviada al escote... o al paquete.
Porque entre vicios canallas surgen los instintos más básicos y las más lúcidas verdades.
Porque entre iguales que se sienten iguales el respeto es más que una norma, una razón de ser.
Os convoco a compartir asiento, copas, demagogias, mentiras como puños, y verdades piadosas en la mesa más redonda del café de Nicanor.

Eso sí antes de tomar asiento hay que apuntarse a cuenta la ronda corriente.


martes, 31 de mayo de 2011

Yo, ese mi otro palíndromo de mí mismo.

"Ese otro que siempre está del otro lado de uno; sea cual sea el lado del que uno se encuentra."
Serrat en referencia a Tarrés.




Al otro lado espejo esperaba una corona más. Con furia golpeaba el cristal. Con tanta furia llegó a golpear que consiguió que su ego, el ego del álter ego, en el lado libre intuyera su realidad ahí encerrado y se acercara, al principio con dudas, luego receloso, al final enojado, al mismo borde del otro lado del espejo.

Frente contra frente, separados por un cristal, sin verse pero siendo más conscientes que nunca de su propia existencia, se miraban con furia, con rabia contenida en un lado, con contención rabiosa de ira en el otro. Al fin podría decirle lo que tanto tiempo le gritó encerrado al otro lado. Al fin podría hacer realidad su sueño. Al fin... su ego del mundo real habló.

-¿Y tú me llamas cobarde? ¿Y tú te crees en condición de aconsejarme? ¿Tú que prefieres descargar tu ira contra el frágil espejo que une nuestras realidades y así creerte encerrado en lugar de darte la vuelta y afrontar tu propia realidad?

Y dio media vuelta. Y descubrió un sillón vacío. Un sillón que sentía que tenía que estar ocupado. Y comprendió el tiempo perdido y la lección aprendida. Y salió en su busca, en busca de la chica de la corona que tenía que llenar el vacío de aquel sillón.




...A este lado del espejo el ego del álter ego sonrió; también había aprendido una lección. Ya sería siempre ese otro que siempre está del otro lado de uno; sea cual sea el lado del que uno se encuentra.Enlace

sábado, 5 de marzo de 2011

Porque no necesito un porqué

Porque incluso cuando estás lejos me siento acompañado.

Porque deja de girar el mundo cada vez que me besas.

Porque encuentro cada día en tu costado mi mejor trinchera.

Porque mi vida ya solo tiene sentido si la vivo tu lado.