No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

jueves, 31 de julio de 2008

Cultura Partutxera

Sin ningún lugar a dudas toda una declaración de intenciones ante la vida.

partutxero


Qué grandes sois Locos... Yo también quiero enloquecer

miércoles, 30 de julio de 2008

Cultura rioplatense

Igualito, igualito que si, como por arte de magia, me recién hubiera colado en una escena de Ricardo Darín.

















En torno a la mesa de Hernando y Miri (muchas gracias amigos por recibirme en vuestra casa como si fuera la mía), intentado no poner cara rara cuando me abrasaba el cielo del paladar y la lengua al sorber el mate, y acostumbrando el oído al Lunfardo-Navarro hacia el que irremediablemente viraba la conversación, la tarde pasó. Pasó como hacía tiempo que no pasaba, agradable, entre risas y amigos, y recordándome dónde está lo importante.

"¡Qué hacés! La bombilla no se toca"
"Y el mate no se coge, se agarra o se toma, pero no se coge"




















Y nos son pocas las lecciones acerca del mate que recibí, del mate, de su sociología y de la cultura rioplatense... ¡Qué grande Ceci cebando! Qué grande Vichy tratando de explicarme la base de la cultura riolatense, de esos pueblos unidos (y separados) por el río de la plata. Imposible que tan fácil le entrara en la cabeza a un Godo-Latino como yo. En fin, "Yo soy, vos sos, él es", y lo demás son tonterías.

Locos, ya me diréis como lo hacéis porque os sale de puta madre, me refiero a eso de vivir y tal, y además en pareja... casi nada. Y qué bueno lo que viene en camino. Un beso de los grades, con un poquito de envidia, de la sana supongo.
















Bueno, lo dicho, que apenas he tenido tiempo estos días para escribir un post mejor, pero que sepáis que si el resultado quizás no estuvo a la altura, al menos la intención pretendió estarlo. Que a ver si es verdad que me caéis por aquí un día de estos (eso sí, Asier, a lo argentino, como se te ocurra avisar la cagaste pibe, y el mate y la bombilla (que no se toca) van de vuestra cuenta, ya pondré los ibéricos yo de la mía). Y que prometo tomar clases de Lunfardo o en su defecto profundizar en la cultura rioplatense. ¡Qué grande!

Un abrazo de los grandes para todos, cuídenme a las nenas (a las dos que ya dan guerra y a la que está en camino), les tengo más presentes de lo que parece (lo prometo) y muchas gracias de nuevo porque, además de la estupenda experiencia que tuve con vosotros, sin quererlo me ayudasteis a encontrar a un Alberto que quedó perdido hace un par de años entre las calles tudelanas y con el que por fin me he vuelto a reconciliar.

miércoles, 16 de julio de 2008

sábado, 5 de julio de 2008

Sin Censura

Hoy quiero escribir simplemente lo que me pase por la cabeza, así sin más ni más.

Tengo que hacer bastantes cosas en no demasiado tiempo, pero a pesar de ello soy plenamente consciente de que me dará tiempo suficiente como para hacerlo y además escribir esta entrada.

Está claro que la actitud que tenemos ante las circunstancias es determinante. Un día en tres horas no eres capaz de hacer lo que al día siguiente tienes más que resuelto en tres cuartos de hora.

Al respecto, a mi me pasa que cuanto más tengo que hacer, más hago, en general. Hasta cierto límite, supongo.

En educación existe un principio que se llama principio de educabilidad, dice que cuanto más educada está una persona más educada es. Yo creo que podríamos establecer un principio de ocuapbilidad, que sería algo así como, cuanto más ocupada esta una persona más cosas en capaz de asumir.

¡Qué importante es la vitalidad! Y qué importante tener una actitud vital ante la vida. Consciente, serena, sabiendo qué te juegas y cómo te lo juegas y, sobre todo, derrochando vitalidad.

El 10% de las consecuencias que sufro son responsabilidad de "lo que me pasa", el 90% restante son responsabilidad de cómo reacciono ante "lo que me pasa". Nunca se debe perder esto de vista, nunca.

La noche serena, un poquito fresca, mi fiel amiga, la que nos regala un luz que no es suya, me observa. Respiro hondo y siento cómo las primeras notas de humedad inundan mis pulmones, ya es tarde, no tengo reloj, tampoco móvil, pero sé que es tarde. Esbozo un amago de sonrisa y doy media vuelta. En las tiendas todos duermen, yo lo haré pronto, pero primero escribiré algo nuevo acerca de este viejo día que ya termina.

Una vez más se apodera mi.
Largo tiempo permaneció aletargado,
esperando, casi dormido, agazapado.
Ahora despierta a un nuevo porvenir.
Una vez más siento lo que ya sentí.
Ansias de contar y ser escuchado,
ganas leer ser leído y valorado.
Una vez más, no querré saber de ningún ti.
Y miraré, y observaré y escucharé.
Y reiré, y disfrutaré, y sentiré.
Y absorberé, e interiorizaré, y me identificaré.
Y tomaré, y retomaré, y me encontraré.
Y aprenderé, y enseñare, y ocultaré.
Pero ante todo, sobre todo y para todo... viviré.

Yo lo advertí, sin filtros, sin límites, sin tiempo , lo que me ha pasado por la cabeza.