No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

lunes, 31 de mayo de 2010

Mitos, no, personas

Atrevimiento, ganas de llamar la atención o, simplemente, de tener una anécdota que contar.

Hacer público lo privado, carecer de intimidad, o demostrarse capaz de vencer la timidez.

Acto publicitario, afán de notoriedad, o impulso natural.

Míralo cómo quieras. Para mí no es más que otra muestra de que, a pesar de todo (y cada día hay más que pesar en ese lado de la balanza, por desgracia) las personas siguen siendo de todo lo que nos rodea aquello que da sentido en mayor medida a nuestra propia existencia.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100531/anoche-feria-del-libro-madrid-megafonia-se-escucho-algo-poco-comun-peticion-mano/786995.shtml


martes, 18 de mayo de 2010

Pequeño bocado de realidad

Una pincelada de color en un muro de baldosas grises, monótonas, opacas.
Medio segundo de tranquilidad en medio de una tormenta perfecta.
Media sonrisa de lado entre el agobio de otra jornada laboral de catorce horas.
Cinco notas en armonía abriéndose paso entre una marabunta de ruido disonante
Una poesía cada mañana para quitarse las legañas mientras llega el autobús.
Una brizna de hierba entre el asfalto de la monotonía nuestra de cada día.

Gracias.

http://www.20minutos.es/carta/709930/0/agresion/poesia/madrid/

domingo, 9 de mayo de 2010

Entre líneas

Mi facebookmagia Patry escribió en su muro sus pequeños placeres, yo aporto los míos entre líneas para que no se noten mucho no sea que alguien me los quiera robar...

Recibir un regalo. Encontrarse dinero en el bolsillo de un antiguo pantalón. Darte cuenta de tu error y descubrir que aún tienes 2 horas mas para dormir. Ella recostada con su cabeza en mi pecho. Acariciar un animal. Sentir la brisa en la cara. Cuando me saca la lengua después de llamarme bobo. Un beso. Dormir en un día lluvioso. Dormir a su costado. Comer regalices rojos. Romper una barrera. Acariciar su espalda desnuda. Escuchar la canción justa en el momento adecuado. El brillo de sus ojos si sonríe mientras me mira. Las frambuesas. Bañarse desnudo en el mar. Dormir abrazado. Descubrir un rincón nuevo, una ciudad nueva, un país nuevo. Jugar con un niño. Cruzarse una mirada fugaz con un atractivo desconocido y preguntarte como será su vida. La mejor tarde que nuca pasé un 23 de agosto y que me tatuó una sonrisa en la cara. Alcanzar un sueño. Sábanas nuevas con olor a limpio. Quitarse los zapatos. Saber que a su lado todo es posible. Reírme a carcajadas si es a su lado. Hacer reír a un amigo. Recordar un aroma familiar. Luchar a su lado. Caminar descalzo por la arena. Hacer el amor. (Censurado). Pasear sin rumbo. Terminar una novela. Gritar en la cima de una montaña y que el eco te devuelva tu propia voz. Pasear a su lado. Descubrir un nuevo sabor. Descubrir un nuevo matiz en su mirada. Ver una buena película acurrucado bajo una manta. Juntar mi frente a la suya. Mirar las estrellas tumbada en el suelo una noche de verano. Hablar por teléfono a las 12 de la noche. Una copa de vino. Reír a carcajadas. Recibir un piropo. Hacer un regalo que sea especial. Crear algo propio. Crear algo nuestro. Dormir después de desayunar. Desayunar después de dormir juntos. Hacer algo que nunca habías hecho antes. Hacer lo que sea si es junto a ella.

Gracias Patry porque me hiciste recordar esa pequeñas cosas que tan importantes son cada día y tan poca importancia les damos a diario. Por cierto, todavía me debes un café. Qué lo sepas.



domingo, 2 de mayo de 2010

Vuelta al camino de idA (...y MMMCMXCIX)


¿Parar y pensar, o seguir caminando?
Auxi"

Tengo la impresión de que en ciertos momentos parar y pensar viene siendo lo mismo que seguir caminando, porque si no puede que pierdas el rumbo de tu camino y entonces, cuando tus pasos no te lleven donde quieren, por mucho que camines no puede considerarse que sigas caminando, pues más que hacer camino lo vas deshaciendo.

No hace mucho mi hermana mayor me dijo por el Face "Ya no escribes, cómo pesan los años. Sólo se escribe cuando el corazón llora. La felicidad apenas deja tiempo a la palabra escrita..." He de reconocer que durante un tiempo pensé que tenía razón, pero hoy desde luego no lo creo así, ni con mucho, es más, ni con muchísimo. Si pasó algún tiempo desde la última que escribí es porque una vez más me había dejado a mi mismo en el camino. Estoy pensado en instalarme un poka-yoke, o en su defecto un buen jidoka, que eviten esta situación que de tanto repetida más bien parece un problema crónico que esporádico.

Sé que resulta extraño de creer, es más casi puede hacerme parecer loco (o demasiado cuerdo, que viene siendo lo mismo) pero de vez en vez cuando voy, mejor dicho vamos (pues prefiero considera que hago el camino con mi gente y no solo) haciendo camino y en un momento determinado me busco y no me encuentro entre la gente, y cuando miro hacia atrás resulta que me he dejado tirado en mitad del camino. Increíble pero cierto. Allí estoy sentado en alguna roca, mirándome fijamente entre el pelotón, incluso a la cabeza del mismo, esperando a que me dé cuenta que me olvidé de mí, y me dé media vuelta para enfrentarme la mirada, esculpir media sonrisa, y volver a invitarme a reanudar la marcha al tiempo que esgrimo alguna excusa tonta que ya conozco y que no justifica, ni falta que hace, el error cometido.

Así que basta de pereza (chega de saudade) , de excusas innecesarias (y non petitas) que acusatio manifestan, y continuemos camino, pues aunque fue necesario parar para reflexionar (y recuperar cierto miembro un tanto importante del grupo que habíamos dejado atrás) en realidad nunca habíamos dejado de caminar.