No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

sábado, 14 de noviembre de 2009

Fui sobre agua edificada...

...mis muros de fuego son.

Osas y almeces (que no osos y madroños) cuentan en cada esquina antiguas leyendas, modernas historias, rincones secretos y buenas fondas.

Interesante y sorprendente ha sido descubrir la ciudad que esconde la urbe; levantarle las faldas y verle las enaguas hechas de los mismos mimbres que reconozco como lugares comunes con mi propia tierra.

Disfruté de un recorrido por un Madrid de pastores y casas, de Guardias de las Corps y fantasmas, de reyes cristianos y reinas moras, de calles atormentadas y esquinas (donde hay cruces no se mea...) meadas por el mismísimo Quevedo (...donde se mea no se ponen cruces).

Más que recomendable dejo link para los que quieran atrapar la experiencia...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Principio de aumento de la cantidad de movimiento

Según el principio de conservación de la cantidad de movimiento, cuando un cuerpo choca a una velocidad determinada contra otro que de masa igual que se encuentra en reposo y lo hace de tal forma que el choque es totalmente inelástico, el cuerpo que se encontraba en reposo saldrá disparado con la misma velocidad (teniendo en cuenta un choque perfectamente alineado, ángulo de choque 0º) con la que el primer cuerpo llegó al choque, y el primer cuerpo permanecerá en posición de reposo. Si por el contrario el coque es totalmente elástico y las masas de los cuerpos se fusionan en una sola, la velocidad del tercer cuerpo resultante (con el doble de masa) será la mitad de la velocidad con la que el primer cuerpo llega al choque.

Qué fantástico que es contradecir a tu lado la física más elemental. Qué delicia formar contigo un sólo cuerpo con las masas de ambos pero que duplique su velocidad tras el choque; mandando al mismísimo carajo la ley de conservación de la cantidad de movimiento, y creando puras paradojas hiper-dimensionales cada vez que juntamos nuestros labios.