No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

viernes, 31 de julio de 2009

Si quieres...

Si quieres, puedes.
Incluso podrás si no puedes. Podrás más de lo que poder puedes.
Si quieres puedes.
Y no habrá excusas que valgan acerca de obstáculos imposibles, de distancias insalvables, de tiempo insuficiente.
Si quieres puedes.
Porque siempre puedes dar un poco más. Siempre puedes ir poco más lejos. Siempre puedes llegar un poco más alto. Incluso después del último poco. Incluso después de muchos últimos pocos.
Si quieres. Si realmente quieres.

(...)La magia de librar batallas más allá de lo humanamente soportable se basa en lo mágico que resulta arriesgarlo todo por un sueño que nadie más alcanza a ver excepto tú..(...)



jueves, 30 de julio de 2009

Nunca más

No existe, causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona. No.

Nunca más.

martes, 21 de julio de 2009

Reformulación positiva

A Maider...

Si lo veo del revés, le daré la vuelta al mundo.
Si está lejos, emprenderé el viaje de mi vida.
Si quema, me volveré hielo. Si hiela, fuego.
Si el más siempre resta, haré que sume el menos.




lunes, 13 de julio de 2009

El último toque

Admiraba el resultado, resuelto a darle el último toque, y lo consideraba más que satisfactorio. Tenía imperfecciones, unas más visibles, otras menos, pero en general estaba convencido de haber hecho un buen trabajo. Llevó la mano a la caja en busca de la última pieza del puzle pero ésta no estaba; en su lugar había una nota: "No pensarías que iba a ser tan fácil".

lunes, 6 de julio de 2009

Tormenta de verano

Harto de mirar tras el vidrio de la ventana, enfoca de cerca la vista para ver serpenetar las gotas que la lluvia arroja con rabia. Y truena como si el cielo fuera a caerse en mil pedazos. Abre levemente el paño que tiene el cerrojo y una brisa inunda con ansia la estancia llevándose de un soplido una atmósfera cálida y húmeda a un tiempo, bochorno.

"No. Definitivamente no. Nunca más echaré de menos aquello que nunca tuve."

-(...)Ya el campo estará verde, debe ser primavera, cruza por mi mirada un tren interminable. El barrio donde habito no es ninguna pradera, desolado paisaje de antenas y de cables(...)-

Al igual que las tormentas de verano des-ionizan el ambiente y limpian el aire de la ciudad corrupto por los oxidos de nitrógeno y azufre de los tubos de escape de los coches, por las nubes de monóxido de carbono de las combustiones incompletas de las fábricas de próspero progreso; limpian también los pesados nubarrones que le nublan la visión.

"No, definitivamente no. No es a ti a quién echo de menos, sino al que fui capaz de ser por lograr estar a tu lado"

Y sonríe. Y al cabo ríe. Y a final rompe en carcajadas a mandíbula batiente mientras deja que la lluvia de agosto le cale bajo la piel hasta calmar el lugar donde más escuecen las heridas.

"¿Y qué si no es ninguna pradera?"