No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Premio Baritere

Curiosamente me dieron un premio (merecidísimo por supuesto) por un comentario en un blog periodístico. Qué menos que publicar el enlace como muestra de reconocimiento y agradecimiento.

Un saludo, se admiten opiniones que me bajen el ego...



miércoles, 9 de diciembre de 2009

Inconformismos conformados (I)

-Prepárate para morir.

No existe frase más absurda. Incluso dicha en el contexto en el que la estaba escuchando.

-Prepárate para morir, Jose. De ésta no salimos.

¿Qué se supone que tiene que hacer uno para prepararse para morir? Ironías de la vida. Nos han aleccionado tanto para ser conformistas, ovejas de rebaño (hombres-masa), que hasta nos parece que prepararnos para morir es una opción.

-La planificación nunca ha sido mi fuerte, y no pienso empezar ahora. En vez de prepararme para morir, déjame intentar improvisar cómo seguir viviendo.

No es cierto que una imagen valga más que mil palabras, pero desde luego hay miradas que bien valen todo el puñetero diccionario. Desde luego mi voz debía haber sonado tan serena y segura como nunca antes, porque en el fondo de su pupila encontré la confianza que me hizo capaz de seguir adelante. Pero esta parte de la historia deberá esperar un poco. Ahora es momento de comenzar por el principio, la primera ficha de dominó que cayó y a la postre terminó conmigo, y las dos únicas personas de este mundo por las que sería capaz de matar, subidos a una avioneta que se encontraba cayendo en picado hacia la selva del Amazonas.

Como casi todas las cosas medianamente interesantes, esta historia empezó con una llave en la mano en busca de una puerta (o más bien de una cerradura). Ya llevábamos dos meses en nuestra casa nueva y todavía no sabíamos qué abría esa llave cuadrada pequeña que formaba parte del manojo que nos entregaron al firmar el contrato de arrendamiento. Y aquella mañana derramé el café, me quemé la mano y la cucharilla al caer se deslizó bajo el mueble de la cocina

-¡Pero mira que eres desastre!. Mete esa mano bajo el grifo ahora mismo.

-¡Quita! si no ha sido nada. Acércame ese cuchillo, anda, que voy a sacar la cucharilla de aquí.

-No hace falta, cariño. Mira la parte de abajo se retira si tiras de ella... Y voilá...

-Ya veo, ya... Por cierto creo que aquí no limpiaron muy bien.

-Déjalo ahora, ya le meteremos mano el fin de semana. Vamos a llegar tarde los dos.

-Escucha Mari, ¿te acuerdas de esa llave que no sabíamos qué abría? Creo que acabo de encontrar la cerradura.


martes, 1 de diciembre de 2009

¿Respondes? Pregunto

¿Cuánto tiempo derrochamos en buscar por todas partes respuestas imprescindibles por no dedicar un minuto a encontrar preguntas necesarias en nuestro interior?

sábado, 14 de noviembre de 2009

Fui sobre agua edificada...

...mis muros de fuego son.

Osas y almeces (que no osos y madroños) cuentan en cada esquina antiguas leyendas, modernas historias, rincones secretos y buenas fondas.

Interesante y sorprendente ha sido descubrir la ciudad que esconde la urbe; levantarle las faldas y verle las enaguas hechas de los mismos mimbres que reconozco como lugares comunes con mi propia tierra.

Disfruté de un recorrido por un Madrid de pastores y casas, de Guardias de las Corps y fantasmas, de reyes cristianos y reinas moras, de calles atormentadas y esquinas (donde hay cruces no se mea...) meadas por el mismísimo Quevedo (...donde se mea no se ponen cruces).

Más que recomendable dejo link para los que quieran atrapar la experiencia...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Principio de aumento de la cantidad de movimiento

Según el principio de conservación de la cantidad de movimiento, cuando un cuerpo choca a una velocidad determinada contra otro que de masa igual que se encuentra en reposo y lo hace de tal forma que el choque es totalmente inelástico, el cuerpo que se encontraba en reposo saldrá disparado con la misma velocidad (teniendo en cuenta un choque perfectamente alineado, ángulo de choque 0º) con la que el primer cuerpo llegó al choque, y el primer cuerpo permanecerá en posición de reposo. Si por el contrario el coque es totalmente elástico y las masas de los cuerpos se fusionan en una sola, la velocidad del tercer cuerpo resultante (con el doble de masa) será la mitad de la velocidad con la que el primer cuerpo llega al choque.

Qué fantástico que es contradecir a tu lado la física más elemental. Qué delicia formar contigo un sólo cuerpo con las masas de ambos pero que duplique su velocidad tras el choque; mandando al mismísimo carajo la ley de conservación de la cantidad de movimiento, y creando puras paradojas hiper-dimensionales cada vez que juntamos nuestros labios.

miércoles, 28 de octubre de 2009

El pirata y la novata

Y quizás no fuera una noche de septiembre...
...pero el conductor hizo un guiño e igual se marchó...

Y desde luego aquí, bien adentro, las veletas han decidido ponerse en huelga y no girar.



sábado, 10 de octubre de 2009

El sueño de una lagartija que practica barra fija en la tarberna del Irlandés

Qué afortunado soy por haber descubierto pequeños rincones cuya sola existencia inspira.
Con la venia y la certeza de no poder estar a la altura..."¡Va por ustedes! Lagartijas. ¡Ea!"


Sueños que sueñan y soñando sueñan que despiertan; que despiertan los sueños de su sueño soñado y de tanto soñar despiertos despiertan soñando:

-Sueños que sueñan despiertos y sueños que nunca despertaron.

-Sueños que sueño soñando y sueños que sueño despierto.

-Inalcanzables sueños al alcance de la mano; tan lejos que apenas los rozas con la punta de los dedos.

-Sueños que humedecen la comisura de mis labios, que encharcan mis lacrimales. Húmedos sueños mojados.

-Sueños con los que muero, sueños por los que vivo.

-Sueños, que aunque no siempre sepan soñar, siempre quiero.

domingo, 4 de octubre de 2009

Guiño de ciega fé

Por el ánimo, el aliento, el esfuerzo y el tiempo (efectivo, constante, sincero y eterno).
Por prestarme más de lo que tenías, porque no puedo dejar de pensar barbaridades.
Por tenderme la mano y no soltar la mía luego.
Gracias cosa fea. Acepta este guiño como prueba de mi deuda ;p





sábado, 26 de septiembre de 2009

Con A de pAris

No lo se lo digáis a nadie pero ya no es suya, no, no, no, no, no...

Todavía no lo saben pero se la he robado. Ahora es toda, toda, mía.



miércoles, 2 de septiembre de 2009

...y si me falta la voz...

(...)Yo te canto de corazón, yo te canto con mi voz. Y si me falta la voz, yo te canto con las manos(...)

Que delicia es ver hacer profundamente sencillo lo que parece horrorosamente complicado.




lunes, 24 de agosto de 2009

Tiempo muerto vivo

Las agujas de los relojes frenaban en seco, la noche nunca llegaba y todo a su alrededor se congelaba a su antojo. Cada vez que querían detenían el mundo entero tan solo con un beso.


sábado, 22 de agosto de 2009

Nunca saber donde puedes terminar o empezar...

Y al ir a coger la última pieza del puzle, en su lugar, en la caja al fin vacía, encontró una nota:"No pensarías que iba a ser tan fácil".

Se le iluminó la mirada, no mostró decepción ni abatimiento sino que plantó una sonrisa de medio lado y miró de reojo donde solamente sabía mirar, pues no le habían enseñado otra forma, al horizonte. Volvió a enfundarse las botas, cargó la mochila al hombro y salió sin dirección definida, sin tiempo límite, pero siendo muy consciente de dónde quería llegar.



martes, 18 de agosto de 2009

Eyes wide openned

Y simplemente vi...
....sencillo lo complicado.
...asequible lo imposible.
...real lo imaginario.
...superable lo imbatible.
...suma la resta.

Simplemente vi.

Tan solo...

No quiero medir las distancias.
No quiero medir los tiempos.
Tan solo quiero

miércoles, 12 de agosto de 2009

De lágrimas y otros sueños

Los restos del Swift Tuttle, meteoros que se desprendieron del cometa y que están en órbita por el espacio, entran en contacto con la atmósfera y se desintegran provocando destellos que se ven desde España durante la noche de San Lorenzo mirando hacia la constelación de Perseo.

Lágrimas de San Lorenzo, Perseidas, estrellas fugaces, sueños por cumplir, magia de los deseos...

Esta noche, siguiendo un buen consejo, he salido a pasear a la caza de alguna de esas estrellas fugaces y ha sido completamente imposible. Es asombroso hasta donde puede llegar la contaminación lumínica de las ciudades.

Justo la noche anterior estaba admirando un cielo repleto de pequeños puntos luminosos en el que era todo un reto identificar las constelaciones más conocidas entre miles de estrellas que iban apareciendo a cada segundo, cada vez que fijaba la mirada en una estrella distinta. Hoy todas ellas, todas, seguían ahí, pero no era capaz de verlas, la contaminación lumínica me las ocultaba.

Cada día tomamos decisiones, rechazamos opciones, aceptamos otras... ¿Cuanta contaminación lumínica, en forma de rutina, perjuicios, ideas preconcebidas, malentendidos, no nos deja tomar la decisión correcta?

Sí que tiene mucho de romántico pensar que una estrella fugaz (o los restos de un cometa al entrar en contacto con la atmósfera) es capaz de hacer realidad nuestros anhelos más queridos, los que más cuidamos y mimamos cada noche, aquellos en los que sólo nosotros somos capaces de creer. Esta noche la contaminación lumínica no me ha dejado ver las lágrimas de San Lorenzo pero me ha ensañado miles de estrellas que había visto ayer sin yo saberlo. Decididamente voy a cambiar pedir el deseo por ponerme manos a la obra, aunque sólo yo sea capaz de verlo.


Escapada a Ordesa con mi calamarnero










jueves, 6 de agosto de 2009

¿Hace otra?

29.140.000.000km. Ésa es, aproximadamente, la distancia que llevo recorrida dando vueltas alrededor del Sol desde que salí del vientre de mi señora madre. Y justo hoy se cumple una vuelta más. Se cierra un ciclo en sentido espacial si bien no temporal, en absoluto.



Ventinuevemilcientocuarenta millones de kilómetros y luego hay quien todavía me dice que me muevo poco. En fin.

Y en estas ventionce vueltas al Sol que ya llevo dadas no hay día en el que no aprenda que si hay algo que realmente merece la pena son las personas (bueno las personas y algún que otro calamarnero de agua dulce). Y no es peloteo, es pura constatación de la realidad.

Por muchas decepciones que me lleve, por mucha gente que no merezca la pena, siempre hay quien se cruce en mi camino y compense la balanza, ¡y de qué manera! Siempre voy conociendo, reencontrando, manteniendo a mi lado, gente que con sus más y sus menos, de una u otra forma, merecen la pena con mucho (es más con muchísimo), que hacen que me esfuerce cada día para intentar mantenerme a su altura, y gracias a quienes los 940 millones de kilómetros de la última vuelta terminan siendo rentables.

Os debo mucho, pero es un auténtico placer deberos todavía más.

Por eso, a los recién llegados, a los que fuisteis y volvisteis, a los que estáis allí (y le arrancáis de raíz el significado a la palabra lejos), a los que os tenéis que ir, y a los que nunca os fuisteis; gracias por vuestra compañía durante esta última vuelta, ha sido un placer.

¿Hace otra vuelta juntos?

viernes, 31 de julio de 2009

Si quieres...

Si quieres, puedes.
Incluso podrás si no puedes. Podrás más de lo que poder puedes.
Si quieres puedes.
Y no habrá excusas que valgan acerca de obstáculos imposibles, de distancias insalvables, de tiempo insuficiente.
Si quieres puedes.
Porque siempre puedes dar un poco más. Siempre puedes ir poco más lejos. Siempre puedes llegar un poco más alto. Incluso después del último poco. Incluso después de muchos últimos pocos.
Si quieres. Si realmente quieres.

(...)La magia de librar batallas más allá de lo humanamente soportable se basa en lo mágico que resulta arriesgarlo todo por un sueño que nadie más alcanza a ver excepto tú..(...)



jueves, 30 de julio de 2009

Nunca más

No existe, causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona. No.

Nunca más.

martes, 21 de julio de 2009

Reformulación positiva

A Maider...

Si lo veo del revés, le daré la vuelta al mundo.
Si está lejos, emprenderé el viaje de mi vida.
Si quema, me volveré hielo. Si hiela, fuego.
Si el más siempre resta, haré que sume el menos.




lunes, 13 de julio de 2009

El último toque

Admiraba el resultado, resuelto a darle el último toque, y lo consideraba más que satisfactorio. Tenía imperfecciones, unas más visibles, otras menos, pero en general estaba convencido de haber hecho un buen trabajo. Llevó la mano a la caja en busca de la última pieza del puzle pero ésta no estaba; en su lugar había una nota: "No pensarías que iba a ser tan fácil".

lunes, 6 de julio de 2009

Tormenta de verano

Harto de mirar tras el vidrio de la ventana, enfoca de cerca la vista para ver serpenetar las gotas que la lluvia arroja con rabia. Y truena como si el cielo fuera a caerse en mil pedazos. Abre levemente el paño que tiene el cerrojo y una brisa inunda con ansia la estancia llevándose de un soplido una atmósfera cálida y húmeda a un tiempo, bochorno.

"No. Definitivamente no. Nunca más echaré de menos aquello que nunca tuve."

-(...)Ya el campo estará verde, debe ser primavera, cruza por mi mirada un tren interminable. El barrio donde habito no es ninguna pradera, desolado paisaje de antenas y de cables(...)-

Al igual que las tormentas de verano des-ionizan el ambiente y limpian el aire de la ciudad corrupto por los oxidos de nitrógeno y azufre de los tubos de escape de los coches, por las nubes de monóxido de carbono de las combustiones incompletas de las fábricas de próspero progreso; limpian también los pesados nubarrones que le nublan la visión.

"No, definitivamente no. No es a ti a quién echo de menos, sino al que fui capaz de ser por lograr estar a tu lado"

Y sonríe. Y al cabo ríe. Y a final rompe en carcajadas a mandíbula batiente mientras deja que la lluvia de agosto le cale bajo la piel hasta calmar el lugar donde más escuecen las heridas.

"¿Y qué si no es ninguna pradera?"

viernes, 26 de junio de 2009

En la trastienda...

La portada, lo que se ve...



Y si rascas un poco en la superficie...



Si gusta, tiene que haber algo más detrás...



Al final como siempre lo mejor está en la trastienda...



Puro arte. Espero que os haya gustado.


viernes, 19 de junio de 2009

Nunca más.

No existe, causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona. No.

Nunca más.

domingo, 14 de junio de 2009

Un cuento de golodrinas que cuentan cuentos

Las golondrinas cuentan historias. Se las cuentan las unas a las otras, a veces a voces, a veces susurrando al oído. Cuentan historias que repiten una y otra vez, hasta que tienen una nueva historia que contar.

Es así como, a los pocos días de nacer, saben muy bien qué es lo que tienen que hacer para volar. Es así también como aprenden a alimentarse, a hacer los nidos siempre en los mismos lugares y las direcciones para los largos viajes de invierno.

Contando historias unas a otras todas saben qué pareja se esconde siempre tras los árboles para decirse cosas al oído; dónde está el balón que perdieron ayer los niños del parque; y cuál es el lugar preferido del jardinero para leer novelas de amor a la hora del bocadillo. Lo saben todas, porque cuentan historias, porque las escuchan y porque las repiten hasta que tienen una nueva historia que contar.

El año pasado la golondrinas hicieron un nido en mi terraza. Y pusieron huevos. Y nacieron polluelos. Todos escuchaban muy atentos y aprendían a volar, las rutas de los viajes y los mejores lugares para buscar comida. Todos menos uno. Pues había uno que no escuchaba bien y no prestaba atención.

Los polluelos fueron engordando el estómago y el conocimiento y un día estuvieron preparados para volar. Por eso, cuando llegué a casa y fui a la terraza, el nido estaba vacío. Todos habían aprendido a volar. Todos menos uno que estaba en el suelo de la terraza batiendo torpemente las alas y dando saltos sin lograr elevarse más de un palmo del suelo.

Él me vio, y se asustó. Yo le vi le pregunté: "¿Tú por qué no te has ido con tus hermanos?" Él no contestó, sino que asustado buscó protección entre unas cajas de cartón que tengo allí apiladas. Entonces me agaché, lo cogí firmemente, pero con cuidado, y le dije con tono serio, pero paciente:"Te he preguntado que por qué no te has ido. Ya veo que tu problema es que no escuchas bien. Mira, yo no puedo enseñarte a volar porque no sé. Lo único que puedo hacer es devolverte al nido dónde tus padres volverán a buscarte y aconsejarte que esta vez escuches bien sino quieres pasar aquí todo el frío y largo invierno" Y así lo hice. Con suavidad, pero sin dudar, le dejé en el nido. Desde allí me miró sin decir ni pío y entendí que me había entendido.

Ahora ha pasado un año y, hoy mientras tendía la ropa, una golondrina ha comenzado a revolotear y piar delante mío. Estaba muy disgustada porque yo no había contando nuestra historia y nadie había aprendido de ella. Me ha dicho: "Si las golondrinas hiciéramos lo mismo que tú, y no contásemos nuestra historias, quién iba a saber como aquella chica se da media vuelta cada día cuando se baja del autobús del cole y espera hasta verlo desaparecer calle abajo con la esperanza de que él mire algún día por la ventana; o cómo se podría saber donde guarda cuidadosamente ordenados el vagabundo de la esquina todos los periódicos del día anterior; y sobre todo quién sabría dónde te escondes a escribir cada vez que crees que tienes algo que contar."

Así que no he tenido más remedio que contaros este cuento. Un cuento en el que las golondrinas cuentan historias. Se las cuentan las unas a las otras, a veces a voces, a veces susurrando al oído. Cuentan historias que repiten una y otra vez hasta que tienen una nueva historia que contar.

lunes, 8 de junio de 2009

¿Vacíos?

En respuesta a Vacíos, de Auxi. Hoy me dio por ser impertinente y contestón. Así que respondo una entrada que, como muchas de este blog, me ha llegado un poquito más adentro con una propuesta de un punto de vista diferente.


Porque hay personas cuya sola sonrisa
es capaz de llenar el vacío de años enteros.

Porque para encontrar la salida
es necesario aprender a buscar.

Porque la fuerza del viento puede
impulsarte hacia un nuevo horizonte.

Porque la paz necesita almas.

Porque hay expertos en secar alas mojadas.

domingo, 7 de junio de 2009

Esperanza. Enano de jardín.

Si a la señorita Poulain le funcionó, quizás a mi también me funcione.
Ya que me siento justo como se describe en esta escena, me dedicaré a enviar al enano de viaje por el mundo.




P.D.: Las postales en breve...

jueves, 4 de junio de 2009

Baliza

Últimamente siento que este blog es una baliza en medio del océano enviando señales que no tienen mucha oportunidad de ser recibidas.

Hoy voy a hacer de él antena repetidora y, sin que sirva de precedente, le voy a tomar prestado una canción al muro de facebook de una amiga.

Sólo espero que la señal de la baliza llegue y "ser yo cuando me encuentre"





miércoles, 3 de junio de 2009

Segunda acepción

Quimera, según la segunda acepción del diccionario de la Real Academia Española: "Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo."

Iluso, según la segunda acepción del diccionario de Real Academia Española:"
Propenso a ilusionarse, soñador."

En el fondo, ni quiero ser iluso, ni termino de ver las ventaja de invertir en quimeras, pero es que las segundas acepciones siempre fueron mi debilidad, sobre todo si son de personas.

domingo, 31 de mayo de 2009

En su justa medida

Justo debajo de las costillas, entre la boca del estómago y los pulmones, presiona con fuerza para salir por mi boca. Pero mi boca está cerrada y mis manos solo escriben típicos tópicos, ripios baratos, frases hechas, material de anticuario.

Abro mi pecho con las manos, desgarrando carne y tejido conjuntivo, hasta tener un hueco suficientemente grande, e introduzco mi cabeza. Pero sin luz mis ojos son inútiles y mis oídos permanecen taponados por la sangre.

Mudo, inútil, ciego y sordo dando vueltas, una vez más, a mi propio cubo de Rubik; encajando colores que luego dudo si desencajar a pesar de que sé que es la única forma de llegar a la solución final. Tonto que prefiere dos caras casi hechas a la oportunidad de resolver el rompecabezas completo.

Si dejo de apretar se desvanecerá. Si aprieto demasiado se quebrará en mil pedazos. Y creo que hace tiempo que perdí el tacto.

sábado, 30 de mayo de 2009

De tú a tú

No encuentro mejor momento que el instante en que tus pupilas se alinean con las mías y nos comunicamos sin mediar palabra.

Si hay una regla común a todos los juegos de tú a tú es la alternancia de movimientos. Ésta es intrínseca a la propia naturaleza del juego; de tal suerte que si no hay alternancia el juego simplemente no existe.

Presiento que es paz lo que necesito.
Presiento que tus pupilas son el refugio idóneo para las mías.
Presiento que pasear contigo es algo más que andar.
Presiento el calor de tu abrazo.
Presiento que presiento demasiado.
Y temo presentir estar jugando solo de nuevo.

¿Jugamos?

miércoles, 27 de mayo de 2009

Y sin embargo.

Y sin embargo hay días en los que hasta el coche entra a la primera en ese sitio imposible a la puerta de casa.

domingo, 24 de mayo de 2009

Extraño

A Ceci.

Por extrañar que no quede. Hoy me puse el primer CD de Amaral y empecé a extrañar muchas cosas de mis últimos tiempos en Salamanca y me acordé de Ceci y de cómo ahora que ha vuelto de viaje extraña mucho todo lo de allá.

Lo malo de tanto extrañar es que al final te terminas extrañando a ti mismo. Eso y que si extrañas no haces otra cosa, y entonces ¿qué vas a extrañar mañana?

En cualquier caso y por puro y simple ejercicio de desahogo personal (y de rivalidad, a ver si va creer Ceci que puede extrañar más que yo), aquí va a bote pronto todo lo que me pasa por la cabeza y que extraño, así, sin orden. Sólo espero que el inconsciente no me traicione y que no aparezca mi nombre en la lista. Aunque bien pensado, ¿qué es esta lista sino yo?

La tardes de balón y de guerras de agua en el parque Picasso. La piscina. Las meriendas en el río. Un R12. Merendolas en clase. El primer día de vacaciones. Acampadas. Olor a hierba húmeda. Noches estrelladas. Guitarras en torno al fuego. Caminatas con la mochila en los hombros. Una mano encima de otra y de otra y de otra más. Lo pinchos del Mato y de Slalom. Los porrones de cerveza. La plaza de la Tuca. El sabor de los primeros escritos cuando descubres que te gusta escribir. Lo exámenes de junio. Indefiniciones. El primer beso a aquella chica que me regalo un collar con su nombre cuando decidió no seguir conmigo un mes después. Las caminatas desde el colegio hasta casa. Hablar por los codos. No parar en toda la tarde. Las tardes de los míercoles en la planta infántil del clínico de Salamanca jugando con niños. El día de reyes haciendo de Scrooge (paparruchas, paparruchas). La cabalgata con el grupo de defis. Las tardes de marionetas. Los partidos de balonmano. Las ganas de comerme el mundo y de filosofar hasta perder el sentido. El primer año de carrera. Los cafés de la máquina junto al aula magna. Los pinchos del cafetería de la facultad, y de la latina, y de la tosca y del corral, y de... Las tardes en la biblioteca. Cierto gato chico. Aprender a querer por primera vez. A construir en compañía. Esconderse para sentir el tacto de su piel. Aprender de dejar de querer por primera vez cinco años después. Un R19 heredado. Dar clases. Poner copas destrás de una barra. Aprender a desear sin querer. Tardes de café, y más café, y té americano con chorrito de licor 43, y batidos, y napolitantas en la plaza de Anaya. Encender las velas del Hadock. Reencuentro con los amigos. Las noches en la cabina del mejor DJ de la ciudad. Salir a ligar y no pillar ni por aproximación. Dos niñas perdidas en una ciudad que ya nunca más olvidarán. Y tardes de café en su piso. Y llamar y poder quedar al poco rato. Tiempo libre. Esos abrazos de esas personas. Esos besos de aquellas otras. Huida hacia Madrid. Rescate camino de Tudela de Navarra. Zaragoza ciudad. Las jornadas de exaltación de la verdura. Las fiestas de verano. Ir de blanco y rojo. Patxarán del bueno. Almuerzos después del turno de noche. Gente que merece la pena. La nevera llena de botellines de San Miguel. Cenas de huevos rotos con paletilla de Salamanca. Esa cocina. El fiat marea. Gambas de Huelva. Pizzas las noches de los miércoles para ver los Serrano. Edurne en la tele pequeña de la cocina. Y no tantas como para no acordarme pero quizás demasiadas para hacer una lista. Y noches de fin de semana. Y ratos perdidos sin saber donde encontrarme. Hora y media hasta la playa de Gros. La primera sidrería. Un beso con sabor a natillas. Que no tenga sentido no hacer 60 km de ida y otros tantos de vuelta sólo para pasar una tarde con ella. Un mes con seis rosas. Un chaise-long que quita el sentido. Escribir mensajes en los espejos. Cierto bicho malo. Un golfo que no lo era tanto. La aventura de compartir de nuevo. Dormir la siesta con cuatro kilos sobre mi barriga. Que me despierten a lametazos. Jugar como un niño. Salir a correr. Volver a disfrutar de la montaña y del campo. El primer día esquiando. Disfrutar buscando regalos. Aprender a decidir quererme a mi mismo. Música. Tiempo para escuchar música mientras pasas apuntes. Grabar cintas. La primera vez que descubres que las canciones tienen significado. Conciertos. Saltar, gritar, reír hasta llorar. Traducir letras y escribirlas en los separadores de las carpetas. Escribir cartas. Aprender que te gusta viajar. Aprender a disfrutar del placer de cocinar para otros. Tener algún motivo por el que sentirse inseguro. Saber qué hacer pero tener miedo de hacerlo. Encontrar fuerzas para superar todos los miedos y hacer lo que sabes que quieres hacer. Exprimir la vida. Disfrutar de la naturaleza. Disfrutar cuando los que están a tu lado disfrutan. Un café rico. Y un helado del Novelti.


domingo, 3 de mayo de 2009

Que la noche es de huir (yII)

No podía ser cierto que aquella boca que besaba con pasión a ese otro hombre fuera la misma que no encontraba el momento de despegar sus labios de los suyos, que prolongaba los besos con otros más pequeños repetidos con ansia mientras le sujetaba la cara.

"Próxima estación, Tirso de Molina. Atención, estación en curva. Al salir tengan cuidado de no introducir el pie entre vagón y andén".

Era por lo menos la tercera vez que pasaba por Tirso de Molina en ese sentido, pero todavía no quería levantarse del asiento del vagón. Hacía rato que había decidido no ir a trabajar. No tenía sentido ir en aquel estado. Necesitaba organizar ideas. Y no resultaba facil construir nada tomando como base la única verdad que poseía en ese momento-La vida ya no tiene sentido.

Maldita la hora en la que leyó aquel mensaje por casualidad, hubiera sido mucho mejor seguir en la placentera ignorancia. Ahora estaba dando vueltas en el metro y en su cabeza. Y a pesar de todo, no podía acallar un leve zumbido de fondo pegado a la nuca que poco a poco se colaba entre pensamiento y pensamiento. Una pieza que tenía que ser encajada y que no terminaba de cuadrar; una nota fuera de lugar.

En aquel mensaje interceptado no usaban sus nombres, ella le llamaba Antonio y él le llamaba Isabel. Pero, ¿por qué?

martes, 28 de abril de 2009

lunes, 20 de abril de 2009

Grita

Quizás, si grito bien, bien fuerte en medio de la noche más profunda del desierto más solitario, sea capaz de escucharme.

Quizás.

domingo, 19 de abril de 2009

Mensaje en una botella

Y si además de sonreír, reír, desternillarme (casi hasta llorar), salir al escenario a quedarme 'pasmaó' como un tonto y pasar un buen rato, descubro en la primera fila una sonrisa digna del más inverosímil de los intentos. No me queda otra opción que agarrar pluma y papel, escribir despacito y con buena letra, con mucho mimo enrollar el pergamino, introducirlo en la botella y lanazarla bien, bien, bien lejos...

Noches locas de cabaret, mentiras y pecados
, el teatro es cabaret, en metira es pecado, pero sobre todo es realidad...

viernes, 17 de abril de 2009

Sol de primavera

Y va haciendo calor, y los días son más largos.
Y quisiera poder encontrar el camino
que me lleve a ese lugar en el que creí estar,
pero nunca estuve.

Y va haciendo calor, y llueve tras de la ventana.
Y quisiera poderme mojar, refrescarme la cara
con agua distinta al agua de soledad,
que ahora me empapa.

Y va haciendo calor, y las noches templan.
Y quisiera poder respirar hondo, embeberme
de nuevo en fresca humedad de olor a hierba,
a noche, a luna, a estrellas.

Y va haciendo calor, y mi espíritu despierta.
Y quisiera poder despertar y escapar,
saber que tengo la espalda cubierta,
la mirada reservada y la vida... vida nueva.


lunes, 6 de abril de 2009

"Que la noche es de huir"

Tenía que demostrarse a si mismo que todo podía seguir igual.



Entró en el cuarto con una idea muy clara en su cabeza. Rodeo la cama y con un suave movimiento se introdujo en ella. El otro lado estaba ocupado hacía rato. Ella leía, como cada noche, con una luz ténue. De fondo una voz melódica acompañaba los suaves arpegios de una guitarra -"(...)que le pongo tu nombre a las calles, que muero en tus ojos charlando, que descubro un nuevo detalle cuando ríes y abres los brazos(...)". Sintió como se le erizaban los pelos de los brazos al comprobar que después de tantos años todavía recordaba la letra. Quizás fuera un buena señal; quizás el comienzo de añorar lo que ya había terminado.

-"Parece que hoy vienes pronto. ¿Nada interesante en la tele?"- Dijo sin apartar la vista del libro.

Era el momento de la verdad, ante sí el mayor órdago que probablemente había puesto nunca encima de la mesa. Doble o nada contra sus propios sentimientos.

Por toda respuesta acercó los labios a su nuca y suavemente, como sin querer, dejó en ella un beso. Ella inspiró, contuvo el aire medio segundo más de lo normal e insinuó una leve sonrisa mientras dejaba escapar un suspiro al tiempo que cerraba el libro. Seguidamente al beso él busco su ombligo bajo la camiseta para prolongar una caricia por el limbo de la pelvis hasta la espalda. Ella, dejándose hacer, fue siguiendo las instrucciones que sus manos daban. Con los ojos cerrados, tratando de controlar la respiración, procuraba no estremecerse con cada caricia que, por muy conocidas que fueran, una vez más parecían nuevas.

Una hora después ella descansaba desnuda como tantas veces sobre su pecho también desnudo. Ella dormía. Él no. En un arrebato cerró con fuerza los brazos atenazando el cuerpo que tanto tiempo había amado como a nada en el mundo; maldiciendo añorar cada momento que sabía que no volvería a vivir, cada lágrima que se asomaba al borde de sus ojos confirmando que esta vez sólo cabía poner punto y final. Tenía la certeza de que ya nunca volvería a ser lo mismo. Sabía por qué. Sabía por quién.

Una vez más os propongo un juego de "narrativa electiva". Como otras veces escribo un párrafo os doy opciones y espero vuestros comentarios para saber qué escribir en el siguiente. De esa forma la historia la vamos construyendo entre todos.
Prometo ser atrevido con las opciones ¿os atreveréis a elegir las más arriesgadas?

Tres opciones para empezar:
1> Ha confirmado la sospecha de que ella le engaña con su mejor amigo y quiere demostrarse a sí mismo si le puede perdonar, antes de de ejecutar el macabro plan de venganza que no puede quitarse de la cabeza.

2> Él ha tenido un fugaz y misterioso encuentro con un "fantasma" del pasado que creía por muerta.

3> Toda su historia incluido su matrimonio, no es más que una tapadera porque él es en realidad un agente secreto que, aunque decidió retirarse para vivir lo que había empezado como tapadera y ahora creía un amor verdadero, ha vuelto a estar activo al pedírselo una compañera "especial"

Hagan juego... que creo que esta vez podemos divertirnos...

sábado, 4 de abril de 2009

Una de arena y otra de cal, por favor.

(Aún a riesgo de parecer un optimista exacerbado y sin redención posible, voy a poner en duda un antagonismo que me ha dado que pensar en un correo electrónico que recibí recientemente).

Nunca supe, y sigo sin saberlo, cual de las dos medidas es la positiva y cual la negativa. Es interesante como usamos esa expresión para referirnos a situaciones que nos dan penas y alegrías por igual; ventajas y desventajas; amenazas y oportunidades; debilidades y fortalezas. Una de cal y otra de arena.

Pero ¿son realmente contradictorias? Y en tal caso, ¿cuál es la buena? Pensemos como pensaron Andrews y Christensen, allá por los 60, cuano idearon el análisis DAFO.

Según su teoría, para establecer una estrategia se debe identificar al menos una amenaza por cada fortaleza y una oportunidad por cada debilidad. En un principio podríamos identificar oportunidades y fortalezas como la medida de cal (suponiendo que es la buena) y por el contrario amenazas y debilidades como la medida de arena. ¿Pero acaso no son mis debilidades la fuente de mis oportunidades? ¿Y no son también mis fortalezas el origen de mis amenazas? Por otra parte, ¿no representan siempre las oportunidades algún riesgo? ¿Y no son mis amenazas las que consiguen que dé lo mejor de mi mismo en las peores situaciones?

Una de cal y otra de arena. Una de arena y otra de cal. Definitivamente las dos son necesarias en todo momento. No se pueden hacer croquetas sólo de jamón, pero si no le hechas nada a la besamel no hay quien se las coma. Imagino que en la vida necesitamos encontrarnos algún tropezón de jamón (rico, rico) de vez en cuando, pero que es la masa lo que realmente nos alimenta.

O quizás no. Quizás simplemente sea todo lo contrario.

viernes, 3 de abril de 2009

¿Un futuro futurible?

Tum-tum..........................................tum-tum.................................................tum-tum

Ya no solo presiento sino oigo. El suelo retumba y las ondas se transmiten claras, diáfanas, por cada molécula de la tierra hasta la planta de mis pies.

Tum-tum...........................tum-tum............................tum-tum

No quiero mirar en esa dirección para no terminar confirmando lo que sé que confirmaré. Lo que cada momento siento más cerca. Lo que está por venir.

Tum-tum...........tum-tum............tum-tum

Y no sé si saldré al encuentro, con el pecho descubierto, con mis cicatrices al sol y el maquillaje de payaso bien a resguardo.

Tum-tum......tum-tum......tum-tum

Y no sé si también haré caso a ese presentimiento que me dice que algo oculta lo que viene, algo que no es bueno. Que casi me hace sentir cómo va morder, cómo va a inocular su putrefacto veneno en lugar preciso, en el momento adecuado. No sé si permaneceré agazapado.

Tum-tum...tum-tum...tum-tum

Y se acerca el momento. Y es sólo un momento. Y si pasa, pasó. Pero si no pasa también pasó. A penas me atrevo a mirar de reojo.

Tum-tum.tum-tum.tum-tum

Y lo escucho bien cerca, porque bien cerca lo tengo. Y lo siento cercano, porque conmigo lleva toda la vida. Y lo oigo una vez más, rítmico, fuerte, acompasado y temerosamente taquicárdico.

domingo, 29 de marzo de 2009

Cara a cara, a cara de perro. (Dicotomía (y III))

Quisiera querer ser el que soy siendo el que quiero.
Pero al que soy le falta la parte que quiero,
y al que quiero le sobra la mitad de lo que soy.

Por más que lleno nunca rebosa y sin embargo ya tengo bastante.
(Ya dije: "Hasta dónde").
Por más que bebo nunca se acaba pero estoy eternamente sediento.

Y camino. Y miro adelante, al frente, al horizonte, bien lejos.
Y no veo más allá de mis narices. No veo más que pasado,
y pasado del pasado, e incluso pasado anterior al pasado del pasado.

Soy el que soy y soy el que quiero.
Y para que el que quiero duerma tranquilo
el que soy debe ser como el que quiero.

¡Deja de mirar, inútil, desde ese otro lado del espejo!
¡Salta y rómpelo en mil pedazos y actúa, imbécil!
Qué fácil es decirlo todo desde tu jaula de cristal.
Qué fácil susurrar al oído lo que esta bien, lo que nunca harías.
Pero si no me dejas respirar, si gritas tanto que apenas puedo oírte,
cómo quieres que quiera ser el que quiero.

¡Deja de equivocarte y escucha, necio!
¡Aparta tus ridículos miedos y piensa bien lo que te digo, cobarde!
Si no estuviera aquí atrapado, preso, anulado,
si fuera libre como tú, que sencillo sería no seguir caminos esclavos;
qué fácil ir campo a través, cruzar ríos, subir montañas, dormir al raso.

Lucha eterna, batalla campal, entre el que quiero y el que soy.
Y yo sólo soy feliz si hay paz entre el que soy y el que quiero.


P.D: Necio de mí, en ocasiones (y no pocas) me gustaría no tener la necesidad de esta reconciliación.

sábado, 28 de marzo de 2009

All of me

Resulta curioso lo importante que es el momento en el que te llegan las canciones. Según sea ese momento puede ser que el significado que tenga para ti ese tema diste mucho del que pretendía el que lo compuso; incluso del que asume la mayoría de la gente que lo escucha. Luego, con el tiempo, un mismo tema puede llegar a tener incluso distintas significaciones que, por qué no, pueden llegar a eclipsar a esa primera impresión (¿verdad?, gota de rocío). Sea como fuere, al final terminas asociando ciertos temas a momentos personales y asimilando su contenido con tu significado personal.

La canción que inspira este post llegó a mi hace cinco años en un momento muy especial. Un momento de estos que, cuando lo estás viviendo, sabes que te va a marcar y con el tiempo compruebas que realmente te ha marcado y sigue ahí. No se va como otros tantos muchos que por muy importantes que parecieran simplemente fueron castillos en el aire.



"These wounds don't seem to heal, this pain it's just too real, there's just to much that time cannot erase."

¿Sabes?, todavía me acuerdo de ti. Y no precisamente de lo mal que lo pasamos al final, sobre todo tú. Todavía me pregunto de dónde sacaste las fuezas para llevarte hasta la última molécula de oxígeno que fuiste capaz. ¿Me oíste decir: "es suficiente, descansa"? En fin, aunque ahora me traicionen los sentimientos te puedo garantizar que no es precisamente eso lo que a menudo recuerdo de ti.

Me suelo acordar de ti, y mucho, cuando tengo que explicarle a alguien algo complicado, sobre todo si son matemáticas. Sí que eras bueno en eso. Qué bien que sabías hacer sencillo lo complicado.

Me acuerdo de ti cuando tengo que tomar decisiones difíciles, y últimamente me ha tocado tomar alguna. En esos momentos rebusco en mi memoria tus palabras en situaciones parecidas como el que busca tesoros en un baúl desordenado.

Me acuerdo de ti cuando tengo que enfrentarme al del otro lado del espejo para ver si tiene mucho que decirme o por el contrario me va a dejar ir a dormir tranquilo.

Es imposible no tenerte en la memoria, aunque sólo sea por un segundo fugaz, cuando veo a Carmen y a Rocío, pero sobre todo cuando veo a Álvaro. ¿Qué no hubieras hecho tú por ese niño? y ¿qué no hiciste? Te prometo que con ellos intento estar a la altura, aunque no es sencillo, bien lo sabes. Por supuesto sigo sintiendo que en parte te traiciono cuando no soy el que sé que quiero ser.

Pero sobre todo, me acuerdo de ti cuando viajo (como el fin de semana pasado que estuve en Portugal, aunque no compré 'moqueiros'). Cuando voy al campo e inspiro aire en lo alto de una montaña, o me tumbo a la orilla de un río y siento el frescor de la hierba mojada; y si ya es en la sierra... Ni te cuento lo que añoro esas tardes de verano en la Regajera, esas escapadas al Puente del Congosto, y Alba, Alba de Tormes nunca volverá a ser lo mismo sin ti.

Porque me ensañaste a querer; porque me enseñaste a disfrutar de las cosas sencillas y naturales; porque me ensañaste a creer en las personas y en su capacidad de mejora; porque, en gran medida, intento ser quien quiero ser gracias a ti; déjame darte un beso y decirte algo que casi nunca te dije. Gracias.

miércoles, 11 de marzo de 2009

11/03-7:35

No existe, causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona. No.

Nunca más.

domingo, 8 de marzo de 2009

Un cuaderno nuevo

El 4 de marzo de 2006 montaba en el coche de Eloy, el amigo de mi amigo Héctor, para ir a una sidrería en un pueblo cerca de Donosti que organizaba la amiga de una prima de la novia de Eoly (y que terminó siendo mi pareja desde ese día los dos años siguientes), siendo plenamente inconsciente de que esa misma noche, la madrugada del 5 de marzo, estaba empezando una nueva historia, escrita en un cuaderno nuevo.

Una historia que se fue escribiendo renglón a renglón, palabra a palabra durante los dos años siguientes. Los renglones no siempre estaban rectos. Muchas palabras aparecían tachadas. Incluso se veía como cambia el color del boligrafo y el tipo de letra. Pero era nuestra historia. Unas veces fea, otras más bonita. Tenía capítulos sorprendentes con cambios inesperados (Tudela por Madrid), nuevos personajes a mitad del camino (en concreto uno de cuatro patas y mucho pelo), siempre mucha Naturaleza, y un desenlace (hace un año) anunciado; previsible por todos menos por sus protagonistas.

Este fin de semana, tres años después, en la misma sidrería, con alguno de los de entonces y otros nuevos(o no tanto), se ha escrito el punto final y he cerrado el cuaderno. Afortunadamente el desenlace tuvo su epílogo y el final ha sido bastante más dulce de lo que prometía.

Nunca creí en esto de los ciclos que se cierran y se abren, no soy seguidor de la teoría de las etapas, por eso cuando una amiga me dijo estas navidades que iba a cerrar el círculo, no entendí muy bien a que se refería. Ahora sí lo entiendo. Ahora que ya tengo listo mi bolígrafo y un cuaderno nuevo.

¿Escribimos?

martes, 3 de marzo de 2009

La Realidad

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... Ya perdí la cuenta. Ya no sé cuantos dejé atrás.
Los miró y me reconozco en ellos. Me reconozco entonces y a un tiempo me siento espantósamente distante hoy.

"Buscando mi destino, viviendo en diferido, sin ser, ni oír, ni dar", una vez pensé: "Tengo que plantearme qué es lo que quiero ser. Luchar por aquello que creo justo y evitar lo que considero que no está bien".

Quince años después aquí sigo planteándome qué quiero ser y luchando por mantener lo que me gusta y por dejar de hacer aquello que considero que está mal. Teniendo que darme la vuelta de vez en cuando para esperarme; porque me dejé a mi mismo atrás. Y sorprendiéndome de vez en cuando "tumbado al sol lamiéndome la breva sin necesidad de preguntarme si vengativos dioses nos condenarán, si por Tutatis el cielo sobre nuestras cabezas caerá".

No hay mayor libertad que liberarse de uno mismo. Ni mayor condena que la autoimpuesta. ¿Quién fuera el "Uoho" Antón desbarrando con la guitarra sobre el escenario?

Entre tanto arte enlatado y pre-diseñado; entre tanto héroe de paquete de galletas y pensamiento adoctrinado; entre tanta educación mal entendida; qué bueno es poder encontrar esas pequeñas hierbas que surgen entre el asfalto; esos pequeños refugios que te recuerdan quien eres, quien fuiste, pero sobre todo quien quieres ser. Qué bueno ver (casi sentir) como todavía hay gente libre.



Con la venia, le dedico esta paja mental de miércoles por la noche al hombre invisible más saludable que nunca he conocido. Para que siga siempre "rebuscando en la memoria el rincón donde perdió la razón" y nunca lo encuentre. (...y que no falte)


jueves, 26 de febrero de 2009

Mo Cusha

Hacía tiempo que no la veía a pesar de que es una de mis favoritas.

Me resulta muy pesado seguir las películas en la tele de noche; así que cuando ponen un que me apetece mucho ver, y la tengo grabada o en DVD, me la pongo y la puedo ver del tirón, sin anuncios, y a gusto.

No recuerdo con exactitud cuando fui a verla al cine. Fue hace tiempo, por lo menos tres años. Sin embargo, sí recuerdo haber salido del cine impresionado por el conjunto de lo que considero una de las mejores películas que nunca he visto.

Me gusta lo bien manejada que está la cámara; lo fantásticamente bien tratado que está el ritmo; el guión que es una delicia, crudo, duro, realista a pesar de que se cumple un sueño y sobre todo horrorosamente humano. Adoro la música, sencilla pero precisa, fabulosa. Pero si hay algo que me tiene fascinado es la interpretación de los tres protagonistas; no voy a caer en el tópico de decir que es de Oscar (a pesar de que se los concedieron) porque es más que eso, es una interpretación de obra maestra. Es un auténtico privilegio disfrutar de cómo encajan todas las piezas en cada escena y me resulta un placer a pesar de que termino llorando.

Probablemente ahora esté terminado el pase en televisión. Seguramente esté recibiendo el golpe fatal, a traición, como la vida misma. A mi hace veinte minutos que el final de los títulos me despertó de un letargo bañado en lágrimas, en el que me había sumido tras leer "Produced and Directed by..."

Una historia de almas solitarias; una historia de errores cometidos; una historia de ilusiones cumplidas y vidas completas. Una historia de personajes que son capaces de curar cualquier herida menos las suyas propias. Una historia de la que, a un tiempo, temo y deseo formar parte en la piel de cada uno de sus personajes.

"(...)mi amor, mi sangre(...)"