No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

martes, 21 de octubre de 2008

Galicia Calidade

"Dedicada al otrora "Home que cena Centolla"(con permiso maestro Herrera) actual "Home que estuvo no Contrastes" esta pequeña historia basada en hechos reales acontecidos en un pequeño pueblo de la costa Duopontina."

Si había una cosa que tenía clara, cristalina más bien, es que tenía que conseguir una empanada, de lo que fuera.

Pongámonos en situación.

Exterior: Portal de una de las casas junto a la carretera cuyo único síntoma de albergar una panadería es un fuerte olor a harina. (¿Para qué letreros, luminosos y demás si todo el pueblo sabe que hay vive el panadero y por lo tanto que hay está la panadería?)

Interior: Habitación pequeña con un mostrador en el que descansa una báscula y un cuaderno azul de anillas tamaño A5 y con aspecto de muy usado junto a un boli BIC sin capuchones.

Personajes:
Castellanito de turismo por Galicia (VdB): Extranjeiro de as terras castellanas,(lat: empanadibus devorabilus).
Paisana lerense (P): Mujer que ya no cumple los 80 que atiende (al menos en ese momento) el negocio

Diálogo:

VdB: Buenas tardes
P: Buenas
VdB: Quisiera comprar una empanada ¿De qué la tienen?
P (con cara de haber escuchado la pregunta más tonta que nunca nadie formuló): De bonito, de carne, o de lo que traiga.
VdB:¿De lo que traiga?
P: Sí de lo que usted traiga.
VdB: Mejor de carne.
(La buena mujer responde mientras garabatea el pedido en el cuaderno)
P: Bueno.
VdB: ¿Cuánto costará?
P: Lo que pese.
VdB: La recogeré mañana, pero por la mañana estaré en Coruña. ¿A qué hora cierran?
P: A la tarde
VdB: Es que llegaremos como a las ocho.
P: Estaremos.

Y según me despido salgo de la panadería con la absoluta certeza de:

Primero, haber encargado una empanada de carne (si ese garabato significaba que la iban a hacer de carne y no que yo debía llevar el sofrito de carne).

Segundo, que me va a costar un dinero directamente proporcional al peso (sólo tengo que averiguar a cuánto está el kilo de empanada y cuánto pesa).

Y tercero, que la recogeré a la tarde del día siguiente a la vuelta de Coruña (si están cuando llegue).

Cristalino.


P.D: La empanada estaba de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ideas al viento, brindis al Sol y demás...