No existe causa, creencia, motivo, tierra, país, religión, cultura, pueblo, pertenencia o pensamiento que merezca el sacrificio de la vida de otra persona.
El Vizconde de Bragelonne

martes, 27 de noviembre de 2007

¿Creas?

¿Qué es la creatividad?

¿Qué es ser creativo?

¿Qué crea el que es creativo?

Que paradójico resultaría que al que sólamente crease la necesidad, y no la solución que sacia esa necesidad, le llamásemos creativo.

En fin, prometo intentar ser creativo en el próximo post. En éste, de momento, utilizo la chuelta de copiar.


esto no se toca...
Uploaded by aosonho




domingo, 25 de noviembre de 2007

Sentido

"Tu nuestro siempre conmigo dentro.
Tú nunca fuera de mi nuestro.
Conmigo nunca sin ti.
Sin ti nunca conmigo."

Siempre fui muy científico. Nunca hice cosas sin sentido. La química de casta, como al galgo; la ingeniería, vocación personal.
Apenas unas moléculas de oxigeno y nitrógeno en una proporción de 21 a 79. Y nada más.
En el instante en que mi lacrimal confirmaba que mi cerebro había asimilado que nunca más volverías a pasear mi lado decidí no volver a respirar.
No tenía sentido

P.D.: Lo que sea mientras sea a tu lado.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Cálida Salamanca



Voy por la calle con los codos bien pegados al cuerpo y las manos en los bolsillos a pesar de llevar guantes. Noto perfectamente, a pesar de la bufanda, como mis mejillas empiezan a sonrojarse, la punta de mi nariz y mis orejas simplemente ya no son. A penas las seis de la tarde y ya están encendidas las luces. ¡Qué bonita está la plaza! Un montón de gente deambula por ella; bolsas de compras por todas partes; niños corriendo; madres gritando "¡Ven aquí que se te ha desabrochado el abrigo!"

Llego al Hadock (o al Mandala, o la Rayuela, o al Alcarabán, o al Corrillo, o al Juanita, o al Tio Vivo, o al Becker, o a la Posada de la Almas, o Al Milú, o puede que incluso llegue al Moderno y a su radiador de la mesa que colocan encima de las escaleras justo debajo de la cabaña del árbol) y busco una mesa libre. Dos pasos y mi temperatura corporal empieza a subir, cuando la encuentro ya me he quitado guantes y bufanda.

"De momento nada. Espero a unos amigos" (o a una amiga, o a mi chica).

Una taza de té americano casi hirviendo con un "chorrito" de licor 43 humea delante mío. En el aire flotan otra vez las mismas nuevas historias de siempre y las que ya nunca serán nuevas. Luz tenue, pero puedo ver sus ojos, sus sonrisas, sus gestos. (E Isidro que a penas a tomado dos sorbos de una taza de café que beberá cucharada a cucharada después pedir al menos dos veces más leche caliente porque se le ha enfriado; o Esteban que andará jugando con la velas mientras el resto le vigilamos de reojo para que no provoque un incendio; o quizás el hermano K emocionado por los tres últimos festivales a los que ha ido en las cuatro últimas semanas y con la cabeza en los siete conciertos que va a ver en los cuatro días siguientes; o DJ protestando porque nadie le ha prestado atención a no sé qué que estaba diciendo; quizás Carlos contando como suena un acorde imposible mientras sale por los tubos de un imponente órgano de la catedral de un pueblo perdido de algún lugar remoto de la Alemania más profunda; o Lara y Natalia echándome la bronca por que he vuelto a hacer lo que no tenía que volver a hacer; o Rubén poniendo su contrapunto interesante a mi siempre equivocada opinión política; o tantos otros...)

Vuelvo a casa. Siento un escalofrío en cuanto piso la calle y aprieto el paso y los codos contra el cuerpo y las manos dentro de los guantes y de los bolsillos y casi empiezo a correr. Al llegar, la calefacción no muy alta, una manta para compartir y una peli o algo en la tele. Qué más da, lo que sea mientras sea a tu lado.

Menudo frío que hace. Qué bien que acabó el agobio del calor del verano.


P.D: Especialmente recomendado para destemplados/as